Nosotros

        “Alfín”, el Dr. Alberto Mejía Barón (1948-2009), artista, nació para crear marionetas, esculturas articuladas movidas por hilos.  Su actividad y capacidad de producir fue impresionante; “Alfín” hizo más de 7,000 bellos títeres de su propia inspiración.  También ejerció el bendito oficio de ser imaginero, constructor de imágenes religiosas.  Sus marionetas han sido exhibidas en los mejores museos de la Ciudad de México; y sus personajes han cobrado vida en los principales teatros y festivales de la República Mexicana.  “Alfín” representó el arte y la cultura de los títeres de México numerosas veces a nivel  internacional.

            Alberto Mejía Barón o “Alfín”, como se le conoce a este exitoso y polifacético creador de arte incursionó a lo largo de 44 años en las siguientes disciplinas: Artes Plásticas, Teatro, Ópera, Cine, Televisión, Performance,  Literatura,  además de su trascendente labor de titiritero como constructor, restaurador, director y coleccionista de marionetas.

            Su labor como hacedor de títeres, mereció en 1985 una invitación especial del Teatro de Sevilla,  para estudiar el diplomado del Curso Internacional para Marionetistas a cargo del maestro Albrecht Roser. En 1989, el gobierno de Tailandia le otorgó una beca para obtener el Master Degree in Arts, con el apoyo de la UNESCO, la Secretaría de Relaciones Exteriores y el INBA.

            En el Museo Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo, “Alfín” tuvo una presencia ininterrumpida de 20 años, como “Amigo Vivo” del recinto. Es muy importante su trayectoria de exposiciones de sus muñequitas de Frida y sus performances de gran éxito “Alfín Cariño Mío”.

            “Alfín” alcanzó notable relevancia para la vanguardia del performance del arte mexicano con su trabajo en el Museo de Arte Moderno,  en el período en que fue dirigido por Helen Escobedo.

            Trabajó varias veces con el maestro Juan José Gurrola,  sobresaliendo su labor de director arístico, productor, escenógrafo, coreógrafo, vestuarista, actor, titiritero, imaginero y artífice en las óperas “I Pagliacci” de Ruggero Leoncavallo y “Cavallería Rusticana” de Pietro Mascagni;  bajo la dirección escénica de Gurrola en el Palacio de Bellas Artes en 1993 y en el 2002.

BREVE TRAYECTORIA DE LOS ROSETE ARANDA, CARLOS V. ESPINAL E HIJOS

            En México, la más importante y reconocida compañía de títeres es la de la familia Rosete Aranda,  quienes iniciaron su producción de marionetas en la ciudad de Huamantla, Tlaxcala, en 1835.  Después de muchos años de éxito,  a partir de 1914, Carlos Villegas Espinal e Hijos se unieron a la compañía y continuaron construyendo títeres; llegaron a producir miles de hermosas piezas de madera articuladas, movidas por hilos y presentadas en numerosos y muy vistosos espectáculos. Tan relevante trayectoria llegó a su fin en 1958 con las últimas presentaciones por televisión con el programa “La Ópera en Miniatura”.

            Muchos años después el maestro José Solé rescató un sin número de estas marionetas con las que trabajó el famoso “Titiriglobo”.

            En la ciudad de Zacatecas, el pintor Rafael Coronel tiene aproximadamente 300 títeres “Rosete Aranda, Carlos V. Espinal e Hijos” en colección catalogada y muy bien exhibidos en su museo.

            Otros de estos valiosos títeres están atesorados en colecciones y museos del género, como en el del “Center for Puppetry Arts” de Atlanta, EUA; y en el “Teatro Estatal de Marionetas de Moscú”; donde siguen causando la admiración y el gozo de sus espectadores, dados su alto mérito y prosapia.

            En 1989, en la Sala Ollín Yoliztli, en la Ciudad de México, se realizó una magnífica exposición de marionetas “Rosete Aranda, Carlos Villegas Espinal e Hijos”; y se editó un catálogo con la historia de la Compañía.

            Existe en honor a la mencionada tradición de marionetas un “Museo Nacional del Títere” en Huamantla, Tlaxcala.

            En 1992 Socicultur le otorgó al maestro Alberto Mejía Barón, “ALFÍN”,  la custodia y restauración de 40 de estos antiguos títeres. Tres años después la misma institución le entregó 38 marionetas más; sumando un total de 78 piezas “Rosete Aranda, Carlos Villegas Espinal e Hijos”.  “Alfín” con toda su experiencia de décadas en la disciplina de las marionetas,  consigue revivir a estos muñecos; restaurándolos, ya que muchos de ellos llegaron incompletos a sus prestigiadas manos de titiritero.  Los integra; les confecciona vestuario; los habilita con comandos e hilos; les proporciona personaje y obra; impulsándolos otra vez a los escenarios. Entre sus más destacadas presentaciones sobresalen:  “Alfín La Maya”, presentada en la Expo-Sevilla’92, en España;  “Alfín I Pagliacci”, ópera completa con marionetas, montaje en coinversión FONCA y Festival Internacional Cervantino 1994;  “Alfín en Bellas Artes”; “Alfín Tandas”, Festival Internacional del Títere de Huamantla, Tlaxcala;  en el Antiguo Colegio de San Ildelfonso se presentaron “Alfín la Tandas de Rosete Aranda” por 3 años con diferentes espectáculos durante las magnas exposiciones: Arte y Mística del Barroco,  Dioses del México Antiguo, Jalisco Genio y Maestría y Arte Popular Mexicano;  también en San Ildelfonso se exhibió la obra “Alfín Mozart”;  y así participó en varios cortometrajes, como “El Difícil Oficio de Soñar”, CONACULTA;  y en numerosos audiovisuales, programas de televisión y múltiples exposiciones.

En 1996, “Alfín” fue merecedor de dos importantes premios otorgados por la Asociación Mexicana de Críticos de Teatro: Premio Rosete Aranda, al mejor teatro de marionetas; y el Premio Gachita Amador, a la mejor obra de teatro con marionetas.

El maestro Alberto Mejía Barón, “Alfín”, por su entrega a los títeres e incomparable labor artística y cultural ha recibido numerosos reconocimientos, destacando entre muchos:  el de la Bienal Internacional de Marionetas de Évora, Portugal (fue distinguido como uno de los tres mejores talladores de títeres del mundo);  el reconocimiento por participación como candidato en varias ocasiones para recibir el Premio Nacional de Ciencias y Artes; y el reconocimiento y agradecimiento al MAESTRO ALBERTO MEJÍA BARÓN extendido por la SOCIEDAD DEFENSORA DEL TESORO ARTÍSTICO DE MEXICO.

  • Facebook Clean
  • Google+ Clean
  • Flickr Clean